top of page

¿Qué hago si mi familia  no me acompaña con los cambios de alimentación? 



Esta pregunta resuena mucho en la consulta y tantas otras veces, es más bien una afirmación.


Desde lo cultural el límite de la naturaleza familiar (decretos, costumbres, creencias colectivas) hacen que si bien es el primer lugar donde nos sentimos seguros, también es el primer lugar donde encontramos los límites. 


Lo más frecuente es que el cambio de hábitos alimentarios y las nuevas formas  de curación y sanación disrumpen de alguna manera la mecánica familiar por un tiempo, lo que constituye una resistencia natural a lo desconocido. 


Y digo por un tiempo, porque siempre es aquella oveja negra, que podría estar siendo vos mism@, la que trae un nuevo paradigma de sanación a todo el clan. Es tu misión como oveja negra mostrarle o mejor dicho, demostrarle al grupo que hay cosas diferentes y que también pueden ser igualmente disfrutables.


Ahora bien, por favor no nos pongamos dogmáticos con nuestros ancestros, familiares y demás en el clan. La demostración siempre será mejor vista y aceptada cuando es eso, una demostración y no una imposición. 


Así que tocará controlar el autoritarismo de querer cambiar a todos y hacer el proceso en silencio, con paciencia y sabiduría 


que cuando te muestres en 

Bienestar, en paz contigo mism@, enérgic@ y transmitiendo salud y luz, todos querrán lo mismo que estás haciendo. Porque el bienestar es contagioso. 

Todos queremos de eso que te hace bien. 


Por otro lado, la parte difícil es sostenerte a ti mism@ en tu camino, con foco, a pesar  de que al comienzo pueda ser una cuesta arriba, porque el mal vivir también es contagioso. 


Pero si ya viste y sabes que quieres ir por otra vía, sostener ese pacto con vos es tu mayor desafío. 


Acudí a un acompañamiento donde lo que te pasa y te haga retroceder se apuntale con una ayuda idónea, que te ayude a encontrar los caminos de desvío, a no excluirte y a buscar la forma de integrar lo que vas aprendiendo a una vida social y en familia.


Excusas externas hay miles, si quieres cambiar es muy probable que al inicio tengas que hacerlo contra viento y marea, a pesar de que los demás no acompañen por el momento. Pero no pongas a tu familia de verdad en ese rol, porque son ellos quizás lo que más se beneficien de tu transformación. 





31 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page